miércoles, 4 de julio de 2007

Ta weno ya

Caminando a la pega, se me cruza un vago con tufo a vino. Agarrándo mi hombro derecho y tratando de direccionar ambas pupilas simultáneamente hacia una de las mias, me dijo: "yo soy consecuente con la libertad, Güevón de mierda!" Bañado por su tos sangrienta, cae a piso. Nadie tiene el derecho a implicar que no sigo con la flexibilidad de las oportunidades. Las puntas de mis dedos quedaron adoloridas de tanto patearle las costillas. En un servicentro limpio mi zapato de la hemoglobina y el piñén.

3 comentarios:

frenesic dijo...

que miedo markns, pobre hombre.

Paulina de la paz dijo...

q facista!
hahha la cagoo
q miedo!

saluos!

la casa del Fascio, Como, Italia. dijo...

http://www.taller334.blogspot.com/

visitad este humilde sucucho.